feria

El Municipio apadrinará a la Feria Internacional del Libro por tres años

El Municipio de Quito, el Ministerio de Cultura y la Cámara Ecuatoriana del Libro unen esfuerzos para impulsar la Feria Internacional del libro en la capital ecuatoriana. Mediante un convenio suscrito en el contexto de…

El Municipio de Quito, el Ministerio de Cultura y la Cámara Ecuatoriana del Libro unen esfuerzos para impulsar la Feria Internacional del libro en la capital ecuatoriana. Mediante un convenio suscrito en el contexto de la cena de celebración por el Día del Libro, las instituciones se han comprometido a una serie de acciones para desarrollar y ejecutar la Feria Internacional del Libro de Quito (FIL  QUITO) en el trienio 2018-2020.

Según reza el convenio, “la Feria tendrá como finalidad, fomentar el hábito social de la lectura y la escritura en la ciudadanía”. Otro eje de trabajo de este encuentro editorial será “la visualización y el desarrollo de la industria editorial del país”. Por supuesto se contempla que la FIL incluya también “eventos de índole académica y cultural, para contribuir con el desarrollo del pensamiento crítico del Ecuador”.

En la firma del convenio han participado Raúl Pérez Torres, ministro de Cultura; Mauricio Rodas Espinel, alcalde de Quito; y, Vicente Gerardo Velásquez Guzmán, presidente de la Cámara del Libro. El convenio se da en el marco del cumplimiento de obligaciones legales y constitucionales sobre los derechos culturales de la ciudadanía.

El municipio, a través de su Secretaría de Cultura, apoyará la organización y difusión de la FIL; particularmente, se compromete a “apoyar en los trámites administrativos que correspondan, para la consecución de espacios físicos municipales” para la realización de la feria. El Ministerio de Cultura se ha hecho cargo de “proveer y asignar, de acuerdo a sus posibilidades, los recursos técnicos y administrativos para el cumplimiento del objeto del convenio”.

La Cámara del Libros, es propiamente, la institución organizadora de la Feria del Libro, pues agrupa y agremia a editores, distribuidores y libreros. Su gestión de articulación con los socios de la cámara y su trabajo será fundamental para garantizar la presencia del mayor número de actores vinculados al libro.

Se trata de un proceso con ambición de continuidad: es un convenio con validez de tres años, contados a partir de la fecha de su suscripción. Podrá renovarse por acuerdo de las partes en periodos de igual duración. Por el momento, los compromisos adquiridos apuntan a las siguientes tres ediciones de la FIL.